Control de olores y de efluentes para industria de la celulosa y el papel.

El uso de productos químicos para combatir los diversos problemas que se presentan en plantas de celulosa, para eso Inger Química desarrolla fórmulas específicas que ayudan, entre otros, a controlar la emisión de olores, control microbiológico de efluentes, dispersantes poliméricos y nutrientes para tratamientos biológicos.

Esta empresa, con ocho años en el mercado nacional, llega a Expocorma para mostrar soluciones a diversos problemas de la industria forestal, especialmente a plantas de celulosa y papel, quienes representan una de sus más importantes áreas de negocio.

El desarrolló químico que se da en la industria permite a las empresas de la celulosa y el papel mitigar la influencia negativa en el medioambiente, a través de los sistemas de control de olores, por ejemplo, es posible tener los valores medibles del nivel de contaminación y así poner en marcha planes de mitigación.

Por otro lado, el control de efluentes, como H2S, mercaptanos y AGV es muy importante ya que es un problema inherente a la industria de la celulosa y el papel que utilizan el sistema Kraft. Esto se debe a que en sus procesos de cocción y digestión se utilizan muchas sustancias químicas que reaccionan unas con otras y luego se evaporan.

Los malos olores en territorios cercanos a estas industrias son una constante y se debe a la liberación de productos azufrados, como el dióxido de azufre (SO2) y sulfuro de hidrógeno (H2S), entre muchos otros.